De balde

article-new_ehow_images_a07_t9_sk_compare-macbeth-lady-macbeth-800x800

A dagger of the mind, a false creation,

Proceeding from the heat-oppressed brain?

William Shakespeare. Macbeth. Acto II, escena I

Imaginé, peregrina y livianamente, que podría escribirse una novela basada en Macbeth cambiando al usurpador por un profesor joven y al Rey Duncan por un venerable, sapientísimo y bonachón titular de cátedra caído en desgracia. La idea no era matar a Duncan a cuchilladas sino mostrarlo, en decadencia forzada, alejado de sus tareas.

Por otra parte, una malvada Señora de Macbeth – que tendría que llevar un apellido menos sugestivo – tendría que encargarse de detonar la tragedia académica del anciano profesor para, posteriormente, entronizar a su marido en las más altas esferas de la institución que enmarcaría todo el conflicto. Imposible.

No tendría que haber, naturalmente, ni una, ni dos, ni tres brujas sino algunos empleados administrativos, muy alcahuetes, que llevaran al desdichado Profesor Macbeth a la traición, la conjura y hasta al crimen, haciendo caer a su leal amigo y compañero de cátedra, hombre justo, destinado a ser maestro de futuros decanos. Imposible.

Imagínese, querido lector, que la narración tendría que contar con escenas de reuniones en salas de profesores, borracheras, dedos señaladores, ropas viejas recauchutadas, zapatos marrones y quién sabe qué cosas más hasta llegar a una sesuda descripción de la partida de los buenos, dejando la ilustre institución en manos del temible Macbeth, condenados a enlistarse en las filas de un instituto similar, vecino, para sobrevivir y, llegado el momento, intentar reconquistar lo perdido en gran combate intelectual. Imposible.

Se complicaría aún más la cosa al promediar la novela pues, después de destruir en pedazos al Banquo shakesperiano, habría que hacer algo similar con Macduff y su familia. ¡Imagínese querido lector! Un capítulo completo dedicado a explicar cómo los adjuntos del decano usurpador retiran las becas de los hijos del pobre Macduff y exoneran a su señora esposa sin derecho a indemnización. Imposible.

La novela terminaría, en singular disputa intelectual, con un Macduff triunfante – y con el apellido también cambiado – por sobre el traicionero decano que sería vencido gracias a que el profesor vindicador cuenta con la particularidad de ser ambidextro, zurdo, colorado, daltónico o alguna otra característica física que llevaría al desenlace final. Imposible.

No escribí, ni escribiré tamaña bazofia porque le tengo respeto a Shakespeare, porque la idea pasó, y como pasó feneció, y porque eso de adaptar – más veces mal que bien – textos célebres es propio de un guionista de cine. Además sería dolinizar. ¡Imposible!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De balde

  1. Marcelo dijo:

    Viajante:
    cuidado con tratar con ligereza a los guionistas de cine, hubo algunos escritores que sin ser “cisnes de Avon”, parece fueron bastante respetables en su oficio y también incursionaron en aquellos menesteres. Recuerdo ahora dos: Raimond Chandler y Richard Matheson.

    Por lo demás, ud. parece coincidir con Hitchcock cuando decía que un director no debe filmar obras célebres, en todo caso debe tomar un libro de no mucha calidad y ser capaz de hacer una gran película. Ahí se ve el talento del autor de películas.

    Sin embargo, a veces las obras célebres adaptadas dan buen resultado. Recuerdo una que fue muy polémica en EE UU porque parece hacer apología del “pandillerismo”; pero dejando de lado esas cuestiones, no hay duda de que es una traslación acertada al siglo XX de un relato diríamos “clasicísimo”: me refiero a The warriors, de Walter Hill, que toma la Anábasis (la expedición de los diez mil) de Jenofonte (sí, el discípulo de Sócrates) y la lleva al EE. UU. de la década del 80.

    Pero quizá las palmas se las lleve Cóppola con su versión de Heart of darkness de Conrad, la gran Apocalyse Now. Borges dijo de tal relato que era el más intenso en lengua inglesa del siglo XX, y Cóppola, además de aportar de lo suyo, logró plasmar esa intensidad opresiva de la selva (por nombrar sólo un pequeño aspecto de una novela y una película que dan para ríos de tinta… o caracteres de computadora).

    • El Viajante dijo:

      Otrosi digo,

      Si intentaramos reversionar guiones originales de muchas películas de Hitchcock a una novela, el resultado sería, posiblemente, bastante chusco, justificando así la afirmación del director. A lo sumo, podríamos algún cuento, al estilo de esos cuentos cortos de Lovecraft que terminan con frases cortas y entre signos de exclamación que tanto me aburren.

  2. El Viajante dijo:

    Marcelo,

    Más allá de que, considerando que soy una especie de “dueño” aquí, no temo en modo alguno las consecuencias de opinar acerca de los guionistas de cine -Livianamente o pesadamente -, coincido con Ud. en todo lo que puedo (respecto The Warriors de Walter Hill no puedo decir nada porque no la vi).

    Respecto Apocalypse Now!, no puedo estar, también, sino de acuerdo. Le confieso que vi la película antes de leer el libro de Conrad y que The End de The Doors sonaba en mi cabeza esperando “entrar”. Fantástica.

    Podría agregar a su lista películas algo más cómicas, como ¿Donde estás hermano? con George Clooney, adaptación de la Odisea al mundo norteamericano de comienzos de siglo XX en clave de solfa. Recomendable para un sábado.

    Ahora, la verdad de verdades, coincido (cuanto estoy usando esta palabra últimamente) con lo de Hitchcock, pero el “disparo” a los guionistas venía de otro lado e iba también a otro lado.

    Tendré que mirar las películas que me recomendó. Como sabe, no soy un cinéfilo e ignoro mucho el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s