Perdieron, como él dice, pero lucharon (como también indica)

Jueves con un calor de perros,

Shaken, not stirred. James Bond

Hay ciertos libros, sean leídos en un tren o no, que si siguen las reglas generales de lo políticamente correcto, y de lo “aceptablemente reseñable”, no tendrían lugar en un blog como éste. Hoy me leí buena parte de uno de esos “libros prohibidos”. Voy a hacer algo raro, algo experimental (o algo medio estúpido, quien dice): hablar de un libro que no voy a citar y del cual no indicaré autor alguno.

Es la segunda parte de las memorias de un fulano que inspiró, al menos parcialmente – como dicen por ahí – a un escritor inglés (¡siempre están estos tipos!) para crear a uno de los personajes más famosos de la segunda mitad del siglo XX. La segunda parte de estas memorias describe con una gran pluma sucesos capitales de la mitad del siglo que pasó, posiblemente lo más capitales.

El autor, que no tuvo la literatura por oficio, y ni siquiera por afición, reseña con lujo de detalles y con una increíble claridad descriptiva (sin caer, como es muy común en este tipo de textos, en detalles superfluos, aburridos y tecnicistas) una enorme cantidad de hechos dignos de una novela de Ian Flemming. Infiltraciones, operaciones especiales, rescates, combates cuerpo a cuerpo, tecnología misilística, vuelos heroicos, mujeres heroicas, mujeres heroicas voladoras. Todo eso en un libro que es, como dije, en realidad, la segunda parte, la segunda entrega, de las memorias del autor en cuestión.

Como no podía ser de otra forma, en nuestro país salió una edición comprimida de la obra completa en un solo tomo allá lejos y hace tiempo que condensa, según criterio del editor (discutible sin duda) los mejores párrafos. Al lector de las presentes líneas le diría que, si pudiera indicar libro y autor – que no puedo por autoimposición – recomendaría ir derechito al primero tomo y, meses o años después (no inmediatamente), entrarle al segundo que no es tan “punch” en su título y en su índice pero que, en realidad, es mucho más importante que el primero.

Pocas líneas. Más no escribo. Solo una cosita más: quien fuera ayudante en esos tremendos años del autor del broli en cuestión, de apellido noble (el ayudante) es digno de inspirar varios libros y, por que no, películas. Quizás no, quizás lo transformarían en un oscuro auxiliar de un agente secreto mujeriego, bebedor de tragos de discutible masculinidad y, para peores, inglés. Se retorcería en la tumba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Perdieron, como él dice, pero lucharon (como también indica)

  1. Juan Pablo dijo:

    Me rindo. Quién es? Muy buena la anotación, como siempre!

  2. El Viajante dijo:

    Gracias Juan Pablo. Te lo mando por e-mail?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s