Cabeza e´ turco

Nocturno Lunes,

Hoy volví, desde Bella Vista, apoyado en el costado de la puerta grande del vagón (esas que son dobles) mirando a la gente y sufriendo a una pobre señora que haciendo mímica con un celular en mano explicaba a un posiblemente falso interlocutor una teoría extrañísima que incluía a la NASA, un juzgado de San Martín otro en Filadelfia, los “pueblos originarios”, cabras, la cordillera de los Andes, la ciudad de Mendoza y a El Palomar. También estuvo ese rarísimo aymara cantor y musiquero (muy bueno en lo segundo, muy malo en lo primero) que baila frenéticamente haciendo sonar las pezuñas que tiene atadas a las piernas y que, entre canción y canción, se despacha con una batería de clisés que da miedo (también irritación).

Intenté leer pero no pude (el combo de locos se completó con una tercera persona que se acercó al “musico originario” llamándolo maestro y agradeciéndole su “profunda sabiduría”) así que me puse a pensar en algunas cosas literarias y, !me cachendié! los dos tipos en los que pensé eran ingleses (que asquete).

El uno Chesterton, el otro Lewis. Vamos por partes: El gordo de Kesington, en su novela de 1914 The Flying Inn (Hostería/Taberna/Hostal/Posada/Peña Errante/Volante/Errante) denuncia el puritanismo moderno; profundamente antisocial, profundamente enemigo de la alegría, del buen vino, de los amigos, de las juntadas como decimos ahora acá, de las tertulias o peñas como dicen los españoles, etc. Pero no solo me acordé hoy en el tren del núcleo central de obra sino también del islamismo como la potencia moral que arrasa con las costumbres (que eso quiere decir moral) occidentales. Pero ojo al piojo que no es islamismo a secas lo que denuncia (o imagina) Chesterton como agente destructor, sino una versión aún más lavada, más potable para los pozos del occidente. Sin citarlo dice lo mismo que el Conde de Maistre que podría resumir en pocas palabras diciendo algo así como “el protestantismo hiperdegenerado es mahometanismo”. Chesterton se saltea el pasos intermedios e incluye un factor externo (el turquito que “predica” en la playa al comienzo de la novela y que se torna en una suerte de gurú a posteriori) que desencadena la “conversión” a la nueva moral (ya no hay Fe).

El problema del planteo chestertoniano está, creo yo, en que tiene casi casi cien años y en que el autor no vio las tantísimas cosas que se sucedieron durante el siglo XX y que si pudo percibir, al menos parcialmente, C.S Lewis para denunciarlas, particularmente, en dos obras: La Abolición del Hombre y Esa Horrible Fortaleza. Es curioso ( no tanto) que la cabeza parlante posesa por el demonio de la novela final de la trilogía cósmica de Lewis es la de un tal “Alcasán”, sindicado como francés pero con un apellido sonoramente árabe (el capítulo “Saracen´head parece una parodia de la poesía/canción de igual nombre en el capítulo cuarto de la novela chestertoniana. En Chesterton La cabeza ´e turco es algo más agradable que en Lewis).

Ambos incluyeron musulmanes en su esquema (aunque Lewis no los sindica ni siquiera de costado en La Abolición del Hombre) pero se quedaron cortos -o eso creo yo- pues no hay factor externo alguno en la autodestrucción del occidente sino que, como decía el conde saboyano antes citado, nosotros solitos nos transformamos en eso, en una sociedad moralista y puritana y berreta, en una sociedad que condena a sus mejores hijos al silencio (ya no a confinamientos físicos o a la propia muerte) que enloquece aún a los de mayor temple.

Lo que tengo por seguro es que la resistencia tiene que ser por un lado interna (como parece indicar Alonso Escobar en Meditaciones Ociosas) y por el otro externa, pero ¡ojito! lo mio es bastante brutal, casi casi como la loca del tren o el aymara, pero “al verre”. Una remera muy andaluza que vi por ahí decía clarito “fumo, bebo y me gustan los toros”. Allí está, creo, la clave para la resistencia externa: decir que soy feo, muy feo.

¡Que posteo raro! ¿no cree usted? Debería corregir la sintáxis que a todas luces es horripilante pero no, no se me place.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s