A cider´s song

Sabado,

“Beber, beber, beber es un gran placer. El agua es para bañarse y para las ranas que que nadan bien”.

Sabiduría popular española

 

La semana pasada , entre menester y menester, entre tren de ida y tren de vuelta, se me ocurrió traducir una poesía de Chesterton: A Cider´s Song – Canción de la Sidra -.

La traducción, obviamente, no está pulida ni es sesuda pues es fruto del tiempo muerto, de leer a los tumbos al gordo Gilbert en Bella Vista y de la imposibilidad de acceder a un diccionario “grosso” para traducir. Es obvio que debería haber pulido el texto una vez en casa antes de tipear estas líneas y pasar el texto chestertoneano a la computadora desde el cuadernito original. Igualmente lo dejo como está porque ando sin ganas y porque me gustó mucho traducir dicha poesía.

Como Chesterton no tiene más derechos de autor (al menos en Inglaterra y Estados Unidos) muchas editoriales españolas (o varias al menos) están sacando textos del gordo. Una pena sin duda que en estas tierras no contemos con la tarasca que si poseen los íberos editores (que uno no sabe de donde la sacaron). Seguro sacaríamos libros de G.K.C, ¡sin duda!, pero, siendo sinceros, aprovecharíamos para editar tantas cosas que andan faltando (muchas originales de nuestras tierras argentinas) en los anaqueles de las liberías nacionales (y aún peor: faltan en las bibliotecas).

Algún día tendremos, quien dice, unos manguetes y publicaremos algo… ¡ojalá! Si así Dios lo quiere y/o permite. Mientras tanto yo sigo en el querido Sanmar leyendo al gordín y traduciendo (malamente) para pegar acá unas líneas.

Sean Felices.

Canción de la Sidra

El vino que beben en el Paraiso
lo hacen en Haute Lorraine;
Dios lo extrajo ardiente del cesped
para ser signo e indicador
de que los que beben la Sangre de Dios
no vuelven a tener sed.
El vino que elogian en el Paraiso
lo hacen en Ponterey,
el vino púrpura del Paraiso,
aunque a ese precio tenemos mejor;
es el vino que agradecen en el Paraiso
es sidra lo que piden.
El vino que quieren en el Paraiso
lo encuentran en Plodder´s End,
el vino de manzana de Hereford,
de Hafod Hill y Hereford,
donde los bosques van hasta Hereford,
y allí yo tenía un amigo.
Los suaves pies de los benditos van
por los suaves valles del oeste,
el camino que los silentes Santos fijaron
el camino desde el Cielo a Hereford,
donde el bosque de manzanas de Hereford
va hasta Gales.
 
A Cider´s Song

The wine they drink in Paradise 
They make in Haute Lorraine; 
God brought it burning from the sod 
To be a sign and signal rod 
That they that drink the blood of God 
Shall never thirst again. 
The wine they praise in Paradise 
They make in Ponterey, 
The purple wine of Paradise, 
But we have better at the price; 
It’s wine they praise in Paradise, 
It’s cider that they pray. 
The wine they want in Paradise 
They find in Plodder’s End, 
The apple wine of Herford, 
Of Hafod Hill and Herford, 
Where woods went down to Herford, 
And there I had a friend. 
The soft feet of the blessed go 
In the soft western vales, 
The road of the silent saints accord, 
The road from heaven to Herford, 
Where the apple wood of Herford 
Goes all the way to Wales. 
 
 

Cuando es buena, y solo cuando es buena, ¡la sidra es fabulosa!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a A cider´s song

  1. Ojao dijo:

    o no he tenido de degustar una buena sidra o la sidra es una bosta.
    De igual manera muy bueno el post.

    • El Viajante dijo:

      Una copa ancha y sidra tirada en la mismísima barra de un bar… ¡se lo recomiendo! (guarda con la cantidad y no porque se embriague, sino por la necesidad imperiosa de algún antiácido a posteriori).

      A falta de ello se puede Ud. comprar alguna botellita de esa sidra que tiene por nombre una fecha, española, y pegarle una probada….

      Salud!

  2. whiskerer dijo:

    mmmmm aunque quizás merezca reprensión, como Tomás, hasta que no la pruebe no creeré que hay sidra buena.

    • El Viajante dijo:

      Amigo Whiskerer,

      La sidra tirada, en un vaso ancho, chato, cortito, gordito, una especie de “medida e´ whisky” a la gallega, es una cosa fabulosa. Mejor aún si se le ocurre a algún cristiano agregar, cual picadita, un poco de jamón o equivalentes. Eso si, es medio ácida para nuestros paladares aunque, y a modo de consuelo le digo que si es de los que odian ese olor a orín gatuno con sacarina y el “dulzor” asqueroso de las sidras que conocemos… conserve las esperanzas que puede que le guste la sidra de “endeveras!”

      Gracias por la visita

  3. whiskerer dijo:

    Exacto, Viajante, mi recuerdo es un dejo entre dulzón empalagoso y rancio de navidades y años nuevos de la adolescencia. Es la idea de sidra que tenemos instalada la mayoría, creo. Y hay quién la aprecia, sino mire esta anécdota que me contaron de un tipo del interior que se radicó en la gran ciudad, “prosperó” (es decir, agarró una moneda) y encontrándose un día con dos compañeras de joda de la juventud, quizo revivir tiempos ya idos y las invitó a un champán francés, en un buen boliche. La primera que lo probó, escupiendo el trago sin pudor alguno, exclamó: puaj! esta sidra está podrida!.
    Y bueh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s