Jnaus

“The Enemy was using Third Degree methods. … He could not understand why Maleldil should remain absent when the Enemy was there in person. 
But while he was thinking this, as suddenly and as sharply as if the solid darkness about him had spoken with articulate voice, he knew that Maleldil was not absent. That sense –  so very welcome yet never welcomed without the overcoming of a certain resistance – that sense of the Presence which he had once or twice before experienced on Perelandra, returned to him”.

C.S Lewis. Perelandra.

Cuatro días sin tomar el San Martín. Descanso y sol de invierno. El San Martín me alegra el futuro aún cuando no debo tomarlo porque justamente en el hecho de no subirme al tren reside esa alegría. Habrá que leer en casa o en cafés, como en el último período vacacional. No hay queja alguna.

Un lector de En tren a Bella Vista indicó, por la vía de los comentarios, que Leonardo Castellani tomó de John Newman la visión del Anticristo y que en eso si había una presencia concreta de su pensamiento en la obra del cura tuerto. Tiene razón, en parte.

Castellani se pregunta en varias oportunidades (Cristo ¿vuelve o no vuelve?, Los Papeles de Benjamín Benavides, El Apokalypsis de San Juan, entre otras obras) si será el anticristo un cuerpo social o un individuo particular. La primera de las opciones es la que sostuvo Manuel Lacunza, el exégeta que murió ahogado o junto al agua. El chileno. La otra, la del individuo particular, está presente en visiones más hodiernas y en algunos Padres. La idea doble (cuerpo social e individuo), que es la que Castellani sostuvo como más coherente, y que yo considero como más ajustada, salva otra cosa más para la exégesis de los católicos de las manos del protestantismo, que es un Anticristo de carne y hueso (apropiado por los luteranos primero y luego por el evangelismo de origen luterano pero devenido en un sinnumero de versiones de todo tipo y color).

El padre de Robert Hugh Benson, Arzobispo de Canterbury (el padre), tiene un libro sobre el tema que no leí y que probablemente no lea jamás de los jamases. También hay una biografía del prelado anglicano hecha por un discipulo ignoto, pero no habla del tema (el anticristo) si no es para tirar alguna referencia aisladísima y sin interés alguno. Ah no! es del hijo! (pero otro hijo, no el cura y obispo católico, sino del otro, que fue anglicano de la cuna a la tumba).

Robert H. Benson ideó un Anticristo que encaja como antitypo del Emperador Romano Juliano. El apóstata. Juliano (imperator) fue, sin oxímoron alguno, un hombre religioso, un pagano puro y duro con visión sobrenatural pagana (si eso acaso existe). Quizás sea así el Contracristo que ha de manifestarse cuando sea su tiempo. Mejor que Newman y mucho mejor que Benson, Castellani indica, en su Anticristo literario, en “Su Majestad Dulcinea”, un estado de antireligiosidad velada de fariseismo, del último grado, del séptimo, el odio abierto al fiel. Lo único que no me termina de cerrar en todo esto es la insistencia acerca de la bomba atómica y sus consecuencias (sangre y fuego en la tierra  y el cielo). Quizás, y creo que es eso, Castellani se impactó poderosamente con los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki que propinaron, al Japón, los Aliados del 45 ¡pero ojo! que su superior el cura Arrupe también se “limó” con el tema y terminó para atrás. Cuestiones de la época, contexto mundial, mitad de siglo XX. Lo perdono don Leonardo.

Ojeando las últimas partes del Apokalypsis de San Juan, pluma de Castellani, pensé estas cosas en la mañana sabatina sabiendo que no iba a hacer un posteo con “introducción, nudo y conclusión” sino más bien unas líneas a lo loco tirando ideas que vienen a la mente. Aquí está junto a la promesa de una inminente vuelta a los textos de siempre.

La próxima seguro voy a hablar de literatura, casi seguro sobre William Faulkner (que también tenía un mambo importante con el texto bíblico, pero de otra índole) o quizás sobre Belloc.

¡Siempre hablo de Belloc! Si un amigo me lo permite diré algunas cosas sobre los antecedentes belloquianos. Si lees esto, Federico, avisame.

No se que dirá Ud, amigo lector, pero yo creo que en privado y quizás también en público, ¡nunca se sabe!, el Anticristo se parecerá más al antihombre, al Weston Poseso de Perelandra (C.S Lewis). Más brutal y más sutil, más directo y más demoníaco, más oscuro y menos antiheroe. El anticristo odiará a los vivientes. Lewis llama a los vivientes extraplanetarios con un término inventado por él: jnau. El antihombre lewiseano es un antijnau. ¡Quien sepa algo del tema que aporte que yo tengo un embrollo fabuloso!

Se agradece.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Jnaus

  1. Tomás dijo:

    Eeeeh. Faulkner lo merece (el post).

  2. Tomás dijo:

    Nadie se ofenda, pero habría que revisar la dosis de racionalismo jesuita presente en toda esta exégesis del Apocalipsis, desde Lacunza hasta el querido Castellani; y más adelante también, por supuesto. Lo digo con respeto.

  3. El Viajante dijo:

    Tomás,

    Faulkner se merece un post (veremos si el que haga lo merece a él).

    Y si. Habría que revisarle la dosis de racionalismo jesuita a todo jesuita!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s