IV. 2. Cuarta Parte: Tyger! Tyger! burning bright…

Viernes caluroso:

“(…) I will not cease from mental fight,
Nor shall my sword sleep in my hand,
Till we have built Jerusalem
In England’s green and pleasant land”.
William Blake. Jerusalem.

Prometí escribir sobre Borges y su experiencia chestertoniana aunque, como ya viene sucediendo, preferí tipear sobre otra cosa.

Hoy, en el tren a Bella Vista, a media mañana, releí la pequeña biografía (semblanza mejor) de C.S Lewis que escribió su hermano Warren. El traductor, en su única nota, indica que Warnie Lewis se retiró del ejército con el grado de capitán. Yo siempre creí que había llegado a mayor y sigo creyéndolo pero, considerando que el traductor de marras es el ignoto escritor que tan favorablemente ponderé en el escrito anterior, tendré que creerle y aceptar que el Mayor Lewis fue, en realidad, el Capitán Lewis nomás…

Pensándolo mejor, hasta los grandes escritores y aún, los excelentes traductores pueden equivocarse, pifiarla. Podría chequear en alguna biografía pero no tengo ganas de caminar los pasos a la biblioteca.

Hoy, en tren a Bella Vista, a media mañana, después de releer a Warnie Lewis, tuve que escuchar a un vendedor que no había cruzado en todos mis viajes ferroviarios anteriores. El tipo vendía un tomito de editorial Kier, autoría de Krishnamurti.

Krishnamurti, cachafaz fabuloso, fue quizás el invento más estúpido de la estúpida inglaterra de fines del siglo XIX y comienzos del XX. Montones de tarados corrieron a leer sus obras, complementarias a las de sus formadores, los enormes ladrones de Helena Petrovna Blavatsky y compañia, descubriendo, a cada página, ñoñeces tamaño baño que solucionarían sus problemas espirituales, materiales o emocionales (afectivos diría, quizás, un psicólogo).

Pasaron muchas decadas y a muchos kilómetros de la India natal del chanta en cuestión, un vendedor de tren hace una presentación de más de diez minutos sobre la obra de Krishnamurti con el único objeto de vender: igual que el hindú.

A la vuelta, en el calor de la tarde, recordé las primeras líneas de The Tyger de William Blake y las finales de Jerusalem, del mismo autor. Será para otro día el comentario pertinente sobre el grabadista, dibujante, escritor, poeta, editor y místico inglés. Solamente comentaré una cosa.

Borges recordaba en sus clases de literatura inglesa una enseñanza de su padre acerca de la poesía con “rima visual”, indicándole que, en algunos casos, la rima está en las palabras no proferidas sino en las leídas. Me acordé de eso repitiendo The Tyger, justo cuando llegué a eso de “fearful symmetry”.

Pego The Tyger, de William Blake completito para que mis casi inexistentes lectores lo disfruten. Sin traducción.

Otra cosa. Sobre Krishnamurti el gordo Gilbert lo dijo todo en sus artículos al respecto. Creo que en “Charlas” hay algunos. Sobre Blake también escribió mucho. Busque Ud.

Tyger, Tyger burning bright
In the forests of the night:
What inmortal hand or eye
Could frame thy fearful simmetry?

In what distant deeps or skies.
Burnt the fire of thine eyes?
On what wings dare he aspire?
What the hand, dare sieze the fire?

And what shoulder, & what art
Could twist the sinews of thy heart?
And when thy heart began to beat.
What dread heand? & what dread feet?

What the hammer? what the chain,
In what furnace was thy brain?
What the anvil? what dread grasp.
Dare its deadly terrors clasp?

When the stars threw down their spears
And water’d heaven with their tears:
Did he smile his work to see?
Did he who made the Lamb make thee?

Tyger, Tyger burning bright,
In the forests of the night:
What immortal hand or eye
Dare frame thy fearful symmetry?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s