19. En tren a Bella Vista: decimonovena entrega: Joseph Conrad

Martes o miércoles:

“Going home must be like going to render an account”

“Ir a casa debe ser como ir a rendir cuentas”

“Lord Jim”.  Joseph Conrad

No puedo leer a Chesterton. Creo que Bella Vista se ha transformado en el único lugar propicio (conjunto con mi cama, a la noche) para leer al gordo Gilbert.

Mis intentos aquí han sido infructuosos: no puedo pasar del primer capítulo de The Flying Inn. Tendré que volver a Buenos Aires, y de allí, en tren, a Bella Vista. Estoy seguro que me devolverá, como otrora, a Chesterton. Mientras tanto leo El Socio, de Joseph Conrad.

Conrad, polaco de ciudadanía austrohúngara, por su vocación de occidental puro y duro, terminó en Inglaterra, y en la lengua de los ingleses desarrolló su obra. Lo primero que leí de él fue Lord Jim, hace muchos años. Tendría que releerlo, ni siquiera recuerdo lo más básico del argumento, solo la portada del libro, a plumín (o así me dice la memoria), en blanco y negro, un hombre de pie mirando al horizonte sobre un peñazco. Luego vinieron otros libros y obviamente llegó “Heart of Darkness”, inspirador relato para Apocalypse Now de Francis Ford Coppola. Muy superior el libro, sin duda alguna.

El viajero Conrad si me dejó leerlo aquí, donde estoy. El contrabandista de munición, el marinero, el explorador, el traficante en España para los carlistas me dejó leer su libro. Me deja hacerlo. Quizás Chesterton sea para ser leído en grandes ciudades y Bella Vista. Quizás Conrad es para ser leído aquí, en un lugar como este. No se.

Hoy leo “El Socio”. Leo sobre su protagonista, Cloete y sobre su retorno desde América las Islas Británicas. Cloete es un farsante, vuelve con el objetivo de engañar a los idiotas de la City, a embaucarlos.

A mi vuelta voy a leer a Chesterton en tren a Bella Vista. Joseph Conrad me ocupa por ahora y eso me parece de más fabuloso. No extraño al genial y jocoso gordo ni a Bella Vista, quizás termine sucediendo, no tendría nada de raro.

Acá las hojas de otoño ya no se ven y el frío es seco. Acá no hay trenes ni andenes. Hay otras cosas agradables, hay otras calles con nombres impronunciables para algunos. Se comparten creo dos cosas entre “acá” y Bella Vista: gentes feas, con piercings (aunque acá no viajan en el furgón ni colgados del estribo), y que los días también duran más que en Buenos Aires.

¿Habra alguna relación entre Conrad y Chesterton también? creo que terminaré por descubrirla aunque, quizás, no la haya.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 19. En tren a Bella Vista: decimonovena entrega: Joseph Conrad

  1. Marcelo dijo:

    Viajero: quizá haya algo en común entre J. C. y G. K. Ch., vea el último párrafo de este artículo:
    http://www.revista-artefacto.com.ar/textos/nota/?p=21
    Cordiales saludos.

    • El Viajante dijo:

      Gracias por la recomendación de esa página, habrá que pegarle una buena ojeada. Respecto el último párrafo (del texto en PDF, porque me engañó el resumen inicial)…tiene Ud. razón.
      Está esa presencia, el viento al decir del artículo, en la obra de otros anglos de los que he comentado (o comentaré, quien sabe), particularmente en Lewis y Waugh. En el Gran Divorcio, representada por un colectivo volante, está la Gracia, en el caso de Evelyn Waugh, puntualmente en Brideshead Revisited, la irrupción de la Gracia ordena, pone en su correcto lugar, salva, a la familia. Sopló fuerte y los timones se ajustaron a la dirección del viento ex alto. Si se fija Ud. en la versión cinematográfica más moderna de la famosa novela de Waugh, podrá notar el enorme esfuerzo del director de morigerar (al menos) o hacer desaparecer por completo (como yo creo) tal cuestión; desnaturalizando la obra y aún más, pervirtiéndola, por inversión. Alguno que sepa de cine que opine de la de Jeremy Irons que me pareció “más mejor”.

      Gracias por el comentario, se esperan más.

      El Viajante

  2. Marcelo dijo:

    Le envío otro artículo que creo tiene alguna relación con el tema.
    En todo caso vale la pena por el autor, se trata de Graham Greene, anglosajón polémico por su devenir político (¿fue espía? ¿de quién?), pero del que, parece, se suele olvidar el trasfondo religioso/teológico de muchas de sus obras.
    Aquí el enlace:
    http://www.conspiratio.com.mx/conspiratioo/?page_id=540

  3. Marcelo dijo:

    P.D.: cuando digo “el autor”, me refiero a que el artículo vale la pena por el escritor del que se trata allí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s