10. En tren a Bella Vista: décima entrega: The Screwtape Letters

15 de junio:

Hoy terminé en el Sanma las “Cartas del Diablo a su Sobrino” de C.S (Clive Staples) Lewis. La traducción extremadamente libre de Editorial Andrés Bello oscurece un primer acercamiento al libro por parte de quien no conozca la obra de Lewis. “El Diablo”, en castellano (y en otro idioma también), refiere únicamente al Diablo y no a “un diablo, un ángel caído, Escrutopo (traducción), Screwtape. No me imagino a Lewis escribiendo sobre “El Diablo” derecho viejo, y mucho menos sobre un literario sobrino de Lucifer. Andrés Bello pifió feo la traducción. “Cartas de Escrutopo”, o aún más, “Cartas de Escrutopo a su Sobrino” o “Cartas del Diablo Escrutopo a su Sobrino Orugario”, hubieran sido títulos más felices y cercanos al que C.S usó originalmente.

me quedaban algunas cartas finales (son treinta y uno si mal no recuerdo) y me las comí en el tren. Como hoy viajé a media mañana, estaba más agudo que de costumbre para la lectura. Parecería uno de esos tipos que tienen un empleo en la revista literaria de La Nación si les dijera que lo lean. No me importa, los envidio y además esos tipos leen basura, yo les recomiendo a Lewis.

Como ya saben quienes han leído los “posts” anteriores, ando releyendo autores ingleses (Chesterton, Lewis, Doyle, Stevenson, etc), y en el tren. Obviamente en el tren. Viajando a Bella Vista.

Dejo de escribir acerca de Lewis: no creo que mis lectores (que son pocos pero fieles, por lo informado en las estadísticas de WordPress) quieran mis recensiones literarias. En caso de que esté equivocado, gentilmente les solicito me lo hagan saber en algún comentario.

El lunes no estuve por allí. No tomé el tren. Se que se inundó. Bella Vista se inundó: las demás localidades del conurbano bonaerense no se que suerte han corrido. No me interesan en absoluto. Lo saben.

A la vuelta me quise comprar una casa (si tuviera el dinero, la guita bah!) allá. El frenesí me duró las diez cuadras hasta la estación. Me olvidé rápidamente de cualquier intención de habitar Bella Vista una vez en el andén. Mi destino era Palermo. Todo un símbolo quizás.

Llegué a Palermo a seguir la vida. Cuesta.

Mañana nuevamente tomaré el Tren a Bella Vista. Quizás me tiente con una imposible adquisición de una vivienda allí, quizás no, porque caminaré “del otro lado de la vía” del lado de los chalecitos sin pintura. Ya veremos. Quizás me tiente de “ese” lado y la cosa sea más dificil. No quiero tomar el Urquiza ni de ida ni de vuelta, quiero, por esta vez, y como hoy,  ir y venir desde y hacia Palermo. Me niego al 39 hasta Lacroze. Me niego.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s