6. En tren a Bella Vista: A solo X minutos del Obelisco

Otro día más:

Pocas alegrías puede ofrecer un día de semana mayores a subirse al FF.CC San Martín apurado, después de comprar el boleto mecánica y velozmente, y darse cuenta, al llegar a William Morris que “el tren que se encuentra en plataforma realiza un servicio rápido entre las estaciones de Hurlingham y Chacarita”. Obviamente, si es uno mismo el que está en ese tren.

Hoy me sucedió eso, ¡que alegría!.

No me secundó durante el viaje el gordo Gilbert, solo cargué con “El Hombre que fue Jueves”, y había terminado el último capítulo en el Urquiza por la mañana. Hoy fueron menesteres laborales los que me ocuparon la media horita del Sanma rápido.

Tomar el rápido hacia Palermo me produce, cada vez que lo hago, varias sensaciones interesantes: primeramente podría decir que genera en mi un sentimiento cercano a la superioridad. Los tipejos que se acumulan en las estaciones que el bólido de acero ignora me dan algo de pena. Ellos no viajan a/desde Bella Vista. Ellos se suben al tren en estaciones ordinarias. Son ordinarios quizás. No me interesa en absoluto lo que puedan opinar quienes usan los andenes donde si se detiene el rápido fuera del de Bella Vista: después de Muñiz: la inundación (o San Miguel y más allá).

Me parece que hoy caminé demasiado “de este lado de la vía”, estuve mucho tiempo en la heladería de Avenida Francia leyendo el diario y otras cosillas. Me está haciendo mal supongo.

Hoy no pensé en automóviles posibles ni en trenes extrañables: pense en que viajaba velozmente y sentado en un asiento, teniendo el otro solo para mí, y que “los demas” no lo hacían. Tampoco importaron, para sumar más gente a la lista, los demás viajantes en el rápido. Ya lo dije: el Sanma es mío. Mucho más si viajo en el que “no para”.

Esta entrega será corta; se terminará cuando escriba que las pocas cuadras (comparativamente) que tuve que sortear en el 39 se hicieron interminables. Se terminará cuando diga que tardé más desde Palermo a mis aposentos que desde Bella Vista a Santa Fe y Fitz Roy. Se terminará cuando me ataquen pensamientos conurbanenses:

¿Lejos?, ¡para nada! en media hora estás con el tren y si tenés auto ni que hablar. En Capital podes estar horas para llegar al microcentro. Bella Vista es acá nomás.

Lo dije. Acabo por hoy.

(Menos mal que Bella Vista no es cerca).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s