5. En Tren a Bella Vista quinta entrega: El Hombre que fue Jueves un miércoles

(Dejo de contar los días)

Juan Manuel de Prada dice, en el prólogo de “Como sobrevivir intelectualmente al siglo XXI”, que después de leer a Castellani uno se siente más inteligente. O quizás se es. Asimila, a reglón seguido, al cura con Chesterton: alguien que produce en sus lectores la sensación, o el hecho, de ser más inteligentes. Hoy me pasó justamente eso. En el tren. En el Sanma. Hoy me sentí más inteligente y creo que soy más inteligente.

El libro del día, y siguiendo con mi releída general de Chesterton, fue “El Hombre que fue Jueves” (edición castellana, la de Alfonso Reyes, my bad).  El Urquiza, de ida, se me hizo más que agradable. Leí varios capítulos entre Lacroze y Lozano, antes de usar el boleto como marcador en la página donde dejé la lectura y esperar la llegada a Tte. Agnetta. El día fue común, normal, agradable. Los miércoles son cortos. Sin duda alguna el descanso extraordinario del fin de semana largo me sentó más que bien y mi humor estuvo mejor que de costumbre a la mañana.

Chesterton describía, desde el libro, la recorrida de Syme y el malogrado Jueves, por las calles de Londres mientras me dirigía hacia Bella Vista. Las gentes descritas del Londres chestertoniano de comienzo de siglo pasado, no me parecieron muy diferentes a las que pululan el Buenos Aires de comienzo del siglo presente. Pensando en eso caminé las más de diez cuadras que me separaban del San Martín una vez concluida la labor matinal para volver a casa. Antes de subirme al tren tomé un café en Trevi mirando los árboles de Avenida Francia y los mutantes con sus piercings yendo hacia la estación. De vez en cuando se ve alguno.

Pensé en dos cosas. En la gente que pasaba y en lo glotones que son los personajes del gordo Gilbert. Quizás los ingleses engullen como animales, mezclando café,  tortas, fideos con manteca y bola de lomo, todo junto. Quizás Chesterton, con su metro noventa y pico comía como animal. Pensé en eso en mi segunda medialuna y recordé que Alfonso Reyes repite el verbo “apurar” cuando, en su traducción, se refiere al acto de zamparse de un trago rápido algún brebaje. Apuré el café con leche, caminé la cuadra, compré el boleto (haciendo el cambio necesario para el subte), y me dispuse a esperar el tren que llegó atiborrado de gente y que se cargó aún más.

Los miércoles no hay tanta gente a las doce menos cuarto de la mañana. Quizás el caos vehicular de la capital hizo que los viajantes del conurbano bonaerense prefieran el tren. Tambalea mi idea de adquirir un autito. Viaje entre vagón y vagón.

En el viaje, que se me hizo insoportablemente largo, continué la lectura que fui interrumpiendo a medida que me sentía más inteligente. Escuché la voz de un viejo que acusaba haber sufrido un terrible A.C.V y que, a Dios gracias, podía caminar, hablar, ¡VIVIR!  (textual). Miré a una chica que estudiaba medicina; la evidencia estaba en sus manos: apuntes de fisiología. Vi otros morochos con piercings y vi ruludos con remeras metidas en el jean y sweaters feos, esos oscuros, con cuello redondo y líneas de algún color.

En Hurlingham sentí que no soportaba más el San Martín. Mi tren, el que es de mi propiedad hace apenas un mes me resultaba insoportable. ¡Horror! (eso gritaría una vieja española). Me salvó el gordo Chesterton. Hoy pude inteligir a esa gente.  A esa gente fea, rara, común, que transporta el ferrocarril. Seguí leyendo y pensando a esa gente (no en esa gente, sino a esa gente).

Hoy me siento más inteligente, como dice de Prada. Porque leí a Chesterton de parado entre vagón y vagón, porque pensé la gente que me apretujaba contra el hierro del tren.

El San Martín me devolvió a Chesterton y Chesterton me devolvió el San Martín. Hoy soy más inteligente.

El Viajante

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s